domingo, 31 de enero de 2010

"Los trabajadores y la noche" Columna La Nación Domingo- 30.01.2010

No es fácil explicar por qué un numero importante de trabajadores asalariados en Chile –la inmensa mayoría de los cuales gana menos de 300 mil pesos y no tiene ni sindicatos ni negociación colectiva que los represente- terminaron votando por Piñera.
El poder hegemónico de los medios y su exaltación a la riqueza y el emprendimiento, la nula capacidad de los sectores progresistas para contrarrestar ese discurso y el abandono total en que la Concertación -y en especial el gobierno de Bachelet- dejó a las organizaciones sindicales y a la negociación colectiva estarán, seguramente, dentro de las explicaciones.
Pero lo importante -una vez ya llegada la fría noche- es saber que ocurrirá en el futuro con los derechos de los sectores más débiles de la sociedad. Y, en verdad, no es muy difícil determinarlo. No es necesario, en rigor, ser adivino ni mucho menos.
Si el gobierno de derecha es lo razonablemente torpe como lo suelen ser sus concepciones básicas -todos somos seres egoístas y competitivos- entonces el derrotero de su accionar es bastante previsible.
Por una parte, la defensa a ultranza del plan laboral que nos dejo Pinochet y el hermanísimo del Presidente. Nadie tocará el tinglado de normas legales que, contraviniendo todos los tratados internacionales suscritos por Chile en la materia (Convenios 87 y 98 de la OIT), han permitido a los empresarios chilenos obtener sustanciosas ganancias sin nadie que los moleste.
No lo hizo la Concertación, menos lo hará la derecha.
Y por otro lado, el intento de lanzar una ofensiva de un nuevo plan laboral pro empresarial. Será la flexibilidad laboral recargada el discurso dominante en nuestros nuevos gobernantes. Eliminación o rebaja de la indemnización por años de servicios, flexibilidad horaria a favor de las empresas, rebaja o eliminación del salario mínimo, intervención de la Inspección del Trabajo (“demasiado grande”) forman parte del vademecum del neoliberal criollo que ahora accederá al poder.
Nada muy novedoso en todo caso. “Servidores de pasado en copas nuevas”, como diría con su delicada poesía el en estos días resucitado Silvio Rodríguez. Aunque en nuestro caso un poco peor. No son ni siquiera copas nuevas.
Pero no todo es tan predecible. Muy interesante será eso sí lo que haga la Concertación. Esa Concertación que dice ser la representante de los sectores débiles de nuestra sociedad y que dice monopolizar el sentir progresista en nuestro horizonte político. Ahora, paradojas de la democracia, tiene la llave parlamentaria para defender algo de lo ganado en estos años.
Pero, si al final del día los sectores conservadores de esa coalición toman el poder -como se tomaron el Ministerio de Hacienda en todos estos años- y construyen el discurso de la oposición -tal como ya lo hicieron con sus gobiernos- entonces que Dios nos pille confesados.
Bajo la engañosa retórica de la “política de los acuerdos”, los trabajadores chilenos quedaran total e irremediablemente en manos, como nunca antes en la historia de la democracia, de los neoliberales y sus ideas. Neoliberales de derecha, algunos (en el gobierno). Neoliberales de izquierda -en la oposición-, otros.
Y ahí, la noche será, como nunca, oscura.

martes, 26 de enero de 2010

El contrato- Video de Terpacific, Francia (2003)

video

Las oligarquías. Neruda y el canto general.


No, aún no secaban las banderas,

aún no dormían los soldados cuando la libertad cambió de traje,

se transformó en hacienda:de las tierras recién sembradas salió una casta,

una cuadrillade nuevos ricos con escudo,con policía y con prisiones.

Hicieron una línea negra:

“Aquí nosotros, porfiristas,de México,

‘caballeros’de Chile, pitucos del Jockey Club de Buenos Aires,

engomados filibusteros del Uruguay, pisaverdes ecuatorianos,

clericales señoritos de todas partes”.

“Allá vosotros, rotos, cholos,pelados de México,

gauchos,amontonados en pocilgas,

desamparados, andrajosos,piojentos, pililos,

canalla,desbaratados, miserables,sucios, perezosos, pueblo”.

Todo se edificó sobre la línea.

El Arzobispo bautizó ese muroy estableció anatemas incendiarios

sobre el rebelde que desconociera la pared de la casta.

Quemaron por la mano del verdugolos libros de Bilbao.

El policía custodió la muralla,

y al hambriento que se acercó a los mármoles sagrados le dieron con un palo en la cabezao

lo enchufaron en un cepo agrícolao a puntapiés lo nombraron soldado.

Se sintieron tranquilos y seguros.

El pueblo fue por calles y campiñasa vivir hacinado,

sin ventanas,sin suelo, sin camisa,sin escuela, sin pan.

Anda por nuestra América un fantasmanutrido de detritus, iletrado,errante,

igual en nuestras latitudes,saliendo de las cárceles fangosas,arrabalero y prófugo,

marcadopor el temible compatriota llenode trajes, órdenes y corbatines.

En México produjeron pulque para él,

en Chile vino litriado de color violeta,lo envenenaron,

le rasparonel alma pedacito a pedacito,

le negaron el libro y la luz,hasta que fue cayendo en polvo,

hundido en el desván tuberculoso,

y entonces no tuvo entierro litúrgico:

su ceremonia fue meterlo desnudo entre otras carroñas

que no tiene nombre.

lunes, 25 de enero de 2010

Tutela laboral de derechos fundamentales y carga de la prueba- Revista Derecho Universidad Catolica de Valparaíso- N 33- Diciembre 2009

La nueva justicia laboral implementada por la ley Nº 20.087 contempla la denominada acción de tutela laboral cuya finalidad central es la protección de los derechos fundamentales del trabajador de naturaleza no laboral, tales como la intimidad, la libertad de expresión o la honra. En las reglas previstas para dicha acción se contempla, por primera vez en Chile, una especial regla legal que alivia el esfuerzo probatorio de la víctima -el trabajador- de la conducta lesiva del empleador. Dicha regla legal altera, como se explica en este artículo, la carga material de la prueba, esto es, quien debe soportar el costo del hecho que no ha quedado suficientemente acreditado en el proceso.
Palabras clave: Tutela laboral - Derechos fundamentales del trabajador - Prueba de indicios - Carga material de la prueba - Despido pluricausal. Ver en : www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-68512009000200005&lng=es&nrm=iso

sábado, 23 de enero de 2010

Sin palabras


Mientras pasaba el día junto a su familia en la plata los Lilenes de Concón, María José Mancilla Vigneaux se encontró con una escena que no dejó de sorprenderle: una asesora del hogar se mantenía de pie sosteniendo la sombrilla sobre la que -al parecer- era su patrona, mientras ella descansaba en una reposera.
Luego la mujer fue a bañarse a la playa, con lo que la nana tuvo unos minutos de descanso, para retomar la misma función momentos después, hasta que el viento le hizo imposible seguir sosteniendo la sombrilla, por lo que ambas se retiraron.
¿Resabios de tiempos pasados? ¿Malas condiciones laborales?…

martes, 19 de enero de 2010

Un rayo de luz en dìas oscuros- Fallo de la Sala Laboral de la Suprema sobre prueba indiciaria y discriminación- 14.01.2010

"En consecuencia, no hay razón legal que permita dejar de aplicar la norma del artículo 493, cuando se trata del procedimiento de tutela laboral por causa de despido discriminatorio, tanto más si se considera que las motivaciones de esta clase de despido violentan sin duda derechos fundamentales que la ley ha procurado tutelar, desde que atentan contra la igualdad de oportunidades frente al empleo.
Undécimo: Que, sobre la base de las precisiones que anteceden, tratándose de un juicio en que se reclama de un despido discriminatorio o dispuesto en contravención de derechos fundamentales, resultaba plenamente procedente aplicar la prueba indiciaria prevista en el artículo 493 del Código del Trabajo, como ocurrió en el caso en estudio".
Voto de minoria -¿adivinen de quíen?

domingo, 3 de enero de 2010

Policias, delincuencia, pobreza y sindicalización- Opinión de un supremo -Zaffaroni- La Nación Argentina 03.01.2010

¿En general, son los más pobres los que están presos?.
-Sí, pero además de ser pobres se parecen en algo: son morochitos. Hay gente a la que le piden documentos en cada esquina y hay gente a la que no se los piden nunca. Eso es portación de cara. El riesgo de ser víctima no es parejo en la sociedad. Yo tengo menos riesgo de ser víctima que el que vive en una villa. A medida que uno va bajando en la escala social hay más gente partidaria de la pena de muerte: no es un problema ideológico, está en relación directa con ser víctima. El sistema penal es selectivo en la criminalización, selectivo en la victimización, y selectivo en la "policización".
-¿Qué es eso que llama "policización"?
De los mismos sectores sociales se seleccionan los tres: la víctima, el delincuente y el policía. Ese es el grave problema.
-¿Qué se puede hacer con la policía?
La policía tiene un entrenamiento totalmente precario. La gente va a la policía porque es una fuente de trabajo, porque tiene obra social; no va por una vocación. Se lo coloca dentro de un orden militarizado. Nadie sabe por qué. Porque la policía es un servicio civil. Tiene que haber jerarquías, como en los hospitales, pero no por eso militarizamos los hospitales. Y como está militarizada, no puede sindicalizarse. Como no puede sindicalizarse, no pueden hacer peticiones colectivas, y como no pueden hacer peticiones colectivas no pueden discutir horizontalmente las condiciones de trabajo. ¿Cómo se forma conciencia profesional sin discutir las condiciones de trabajo?
¿A ver: entonces el primer paso es la sindicalización de la policía?
-Sí, absolutamente. Pero hay más: segundo, se somete a la policía a un orden totalmente arbitrario; tercero, a veces reciben instrucciones que son suicidas. La policía tiene que intervenir en todo hecho delictivo que presencie; una locura: intervenir si puede. Piense en un hombre escasamente preparado al que ponen en la calle, donde el tipo tiene miedo, sometido a un sistema vertical donde nadie lo defiende: no son condiciones para que una persona provea seguridad en la vía pública.